.

.

domingo, 8 de abril de 2012

Otro recorrido tridimensional del Titanic, pero en papel

"Marzo de 1912. Me llamo Jack y tengo diez años". Así comienza el diario ficticio de uno de los niños que podría haber navegado en el buque RMSTitanic en su trágico viaje inaugural, en el que la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, tras chocar contra un iceberg, murieron 1.512 personas




Al conmemorarse el centenario de una de las mayores catástrofes marítimas de la historia, en la que la mayoría de las víctimas murieron por ahogamiento o hipotermia frente a las costas de Terranova, la editorial Bruño ha querido sumarse a ese aniversario con una edición especial de"El viaje del Titanic"

Gracias a esta obra, el hundimiento del transatlántico, un hecho que desde siempre ha fascinado a los más pequeños, se puede ver ahora con desplegables tridimensionales de gran realismo que dan idea del tamaño del buque, de sus lujosas instalaciones e incluso de su emblemática gran escalera coronada por una enorme cúpula de cristal. 

Con una cubierta plateada con forma de ojo de buey, el libro narra el viaje a través del diario de Jack desde su salida de Southampton (Reino Unido) y explora el interior del barco descubriendo detalles sobre la construcción del considerado el mejor y mayor buque del momento. 

Los apasionados de la historia del Titanic descubrirán en este viaje todo tipo de datos y fotografías reales respecto a su construcción en Belfast (Irlanda), su gran capacidad, para 3.500 pasajeros, su potencia, y las diferentes clases del mismo, que viajaban en partes diferentes y embarcaban por pasarelas distintas. 

Así, el lector descubre que los 750 pasajeros de primera clase pagaron el equivalente a unos 1.700 euros actuales, aunque existía un billete de lujo por un valor de 870 libras (unos 49.000 euros actuales), mientras que para los de tercera clase, fundamentalmente emigrantes, los precios oscilaban entre las 3 y 8 libras (170-450 euros actuales). 

El pequeño Jack narra las diferentes escalas en el puerto francés de Cherburgo y en Queenstown, Irlanda, e incluye la última foto que se tomó del barco antes de su hundimiento, el 11 de abril de 1912 al adentrarse en el Atlántico desde Queenstonwn, realizada por Frank Browne, un pasajero aficionado a la fotografía que viajó desde Southampton hasta Queenstown. 

No obstante, el libro también ilustra sobre los acontecimientos internacionales y los inventos del momento, el último mensaje del Titanic en código morse, gracias al cual se salvaron 706 vidas, y los telegramas de otros buques alertando de la cantidad de icebergs que navegaban a la deriva. 

El diario de Jack revela la preocupación del pequeño la noche del 14 al 15 de abril tras el choque, los nervios de la tripulación, su evacuación en un bote salvavidas "medio vacío" junto a su madre dejando a su padre y su hermano mayor en el barco semihundido y los gritos que se oían en el silencio de una gélida noche. 

Las labores de rescate por parte del "Carpathia", el único buque que prestó auxilio al Titanic, y la tristeza de los supervivientes, entre ellos Jack, cuyo padre y hermano murieron en el barco, conforman las páginas finales del libro, en las que aparecen las últimas fotos, incluida la vajilla, tomadas del transatlántico a 3.800 metros de profundidad. 

Según las predicciones de los expertos, a causa del deterioro producido por las bacterias marinas, en el año 2099 el Titanic no será más que un montón de mineral de hierro en el lecho marino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

.

.

Archivo del blog

.

.